LA HUELGA CONTINÚA…

Los resultados de las votaciones referidas a la aprobación o no de la propuesta de acuerdo con la Administración de la Xunta de Galicia, en las Asambleas celebradas entre los funcionarios/as de la Administración de Justicia de toda Galicia el pasado 27 de Abril de 2018, han sido, en porcentajes, los siguientes:

  • Sí a la Propuesta de Acuerdo…. 46,25% de los votos totales emitidos.
  • No a la Propuesta de Acuerdo..  51,83% de los votos totales emitidos.
  • Votos en Blanco……………….     1,18% de los votos totales emitidos.
  • Votos Nulos……………………. 0,74% de los votos totales emitidos.
  • Participación……………………                58,65% del total del censo.
  • Abstención…………………….. 41,35% del total del censo.

Esto indica una voluntad mayoritaria de los votantes de rechazar la propuesta sometida a sufragio y de continuar en situación de huelga indefinida, lo que nos obliga a solicitar de la Xunta de Galicia que continúen las negociaciones, petición que SPJ-USO formulará a la Administración autonómica , asumiendo el compromiso de estar y pasar por lo que el colectivo manifieste en Asambleas ante las propuestas que le fueran sometidas a consideración.

Para SPJ-USO, por otro lado, la incomprensible actitud de determinados sindicatos y el ambiente de tensión y condicionamiento a la libre voluntad que se ha vivido durante la jornada asamblearia, con comportamientos entre compañeros de todo punto rechazables, nos lleva a hacer ciertas reflexiones, que invitamos a hacer a quienes lo crean conveniente.

La primera de ellas es que, por lo que haya declarado en prensa, de forma despechada y vengativa, un responsable político de la Xunta al que, previamente, le fue rechazada por los sindicatos su última oferta para cerrar esta crisis abierta en la Justicia, no se debe condenar ni demonizar sin piedad a nadie, como en algunos casos ha ocurrido con algunos de los representantes de nuestro Sindicato, quienes ya hemos negado rotundamente haber “firmado” a hurtadillas pacto alguno para acabar con la huelga. Máxime si aquel responsable político ya quedó desacreditado por sí solo, al haber mostrado una preocupante incapacidad crónica para dar solución al problema laboral y de funcionamiento planteado en la Administración de Justicia Gallega.

La segunda, es que una propuesta que consideremos digna de que sea valorada directamente por nuestro colectivo no debe ser sustraída a la decisión de éste, democráticamente expresada y ratificada mediante votación, puesto que, tras tantos días de huelga y sacrificio, las movilizaciones corren el riesgo de entrar en una dinámica en la cual resulte muy difícil compensar las pérdidas con las posibilidades reales de subida salarial, sustentar económicamente las necesidades personales y familiares, o, simplemente, alcanzar un acuerdo de cualquier signo. Es por esta motivación que no entendemos el por qué algunos sindicatos se han empeñado, de una manera tan incomprensiblemente beligerante, en impedir, primero, y, luego, en obstaculizar que el colectivo pueda pronunciarse de una manera libre y soberana sobre la propuesta que se le ha sometido a refrendo. Somos los funcionarios individualmente, y no otros en nuestro lugar, quienes tenemos el derecho y la responsabilidad de decidir si seguimos o no con este conflicto abierto, y todo lo que de ello se deriva.

La tercera, que la abstención en la votación del 41,35% de los compañeros llamados a pronunciarse en Asambleas, nos debe llevar a todos a reflexionar seriamente sobre sus más que probables causas e implicaciones, antes de irrogarnos tomar cualquier decisión en nombre de un colectivo que, a estas alturas, presenta serios síntomas de división; lo que, de continuar la tendencia, puede llegar a afectar la legitimidad misma de las movilizaciones, así como de las decisiones adoptadas por los representantes del personal.

La cuarta, es que SPJ-USO ha considerado que la propuesta sometida a refrendo de los funcionarios y funcionarias de Galicia merecía, sin duda alguna, la consideración de éstos, atendidas las actuales circunstancias, como lo ha demostrado el 46,25% de sufragios favorables que ha obtenido la propuesta, y la escasa diferencia de 90 votos con los de signo contrario. Y ello, porque supondría:

  • un incremento en torno al 30% de media, de los importes actuales de nuestros respectivos Complementos Autonómicos;
  • una cláusula de garantía para mantenernos en la media de las percepciones en el conjunto estatal de la Administración de Justicia, en caso de subida retributiva en cualquier territorio;
  • la asignación de un complemento adicional estimable a los funcionarios destinados en órganos con competencia en materia de Violencia sobre la Mujer;
  • una mejora del régimen en materia de Incapacidades Temporales –a través del complemento para evitar la pérdida de retribuciones- que nos equipara con el mismo régimen que en este momento tienen los jueces , magistrados y fiscales , con mejores condiciones que el resto de funcionarios de la Xunta de Galicia y con una cláusula que nos permite que se nos aplique cualquier mejora en el entorno de la LOPJ.
  • el abono de las diferencias salariales totales en supuestos de sustituciones en puestos del Cuerpo superior;
  • la consolidación en plantilla de los refuerzos interinos;
  • la mejora de las previsiones de amortización de plazas, que penden desde 2012;
  • un plan de actuación retribuido tras la huelga para dar solución al atasco en la tramitación de expedientes y la considerable pérdida de retribuciones padecida por los descuentos de los paros;
  • el compromiso de negociación de la carrera profesional; etc…

 

Esta propuesta, cuyas bases se asentaron en la reunión del 18 de abril de 2018 y de la que se retractó posteriormente la Administración, ha sido luego, sin embargo, mejorada tras la sesión negociadora de 26/4/2018, previa a su sometimiento a VOTACIÓN. Y, aunque en su conjunto no nos parezca plenamente satisfactoria (como tampoco se lo parece a la mismísima Administración, por razones de sentido contrario), debemos todos tener presente que, en una negociación, hay que estar, de antemano, dispuestos a ceder parte de las propias pretensiones.

La quinta es que algunos deberían revisar seriamente su catadura democrática, su sentido del compañerismo y la lealtad con que han afrontado esta empresa en nombre de todos nuestros compañeros y compañeras. Aquí no debería tener cabida la demagogia, los intereses politizados ajenos al colectivo, ni las pugnas cainitas entre los mismos sindicatos, sino sólo la asunción de que lo que tenemos que hacer es llevar algo positivo a nuestro colectivo, que compense sus pérdidas arrastradas y sus malas condiciones laborales, devaluadas durante años de una mala política dirigida en nuestro claro perjuicio.

Finalmente, que no quepa dudas de que SPJ-USO continuará trabajando por la mejora de los funcionarios/as de la Administración de Justicia en Galicia, por salir de la discriminación en que nos tienen sumidos. Y lo vamos a hacer plegándonos, como hasta ahora, a la voluntad de nuestra gente y en solidaridad con ella. Seguiremos trabajando por negociar hasta alcanzar una propuesta que sea aceptada mayoritariamente en las Asambleas, no exentos de cometer errores, como sucede con cualquier persona o grupo humano, pero siempre desde la más absoluta honestidad.

Los comentarios están cerrados.