SPJ-USO denuncia que el juzgado de Familia de Ourense presenta graves carencias de espacio de trabajo

spjusoinforma31Fuente: La Voz de Galicia

Siete funcionarios trabajan en 35 metros cuadrados mientras la magistrada tiene 25

Apenas lleva un mes en funcionamiento pero adolece de graves carencias que parecen difíciles de subsanar. Ocurre en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ourense, especializado en los asuntos de Familia, que según el sindicato SPJ-USO, presenta de una importante falta de espacio.


Aseguran los representantes de la central sindical, con mayoría en la Junta de Personal de los funcionarios de Xustiza de Ourense, que las instalaciones en las que se ha puesto en marcha la sede judicial -que se creó el 30 de diciembre del 2008- son insuficientes para que los funcionarios puedan desarrollar su trabajo en condiciones normales.

Advierten los sindicalistas que la oficina principal del juzgado ocupa un espacio de poco más de 35 metros cuadrados. «En ese local se ubican siete funcionarios, con su mesas, sillas, equipos informáticos, impresoras, fotocopiadoras y armarios para expedientes», asegura Francisco Javier Álvarez, quien recuerda que la escasez de espacio se hace especialmente problemática cuando los funcionarios deben recibir declaración a más de dos ciudadanos en el mismo momento. «En ese instante no hay lugar suficiente para que los funcionarios puedan desarrollar su trabajo con normalidad ni para que los ciudadanos puedan recibir un trato digno», puntualiza Álvarez.

La propia especialidad del Juzgado, dedicado a los asuntos de familia, provoca además que los ciudadanos sean especialmente vulnerables a las limitaciones de tamaño y en más de una ocasión un particular que está realizando una declaración a un funcionario debe hacerlo con muy poca separación de otro particular en idénticas circunstancias. «Se trata de asuntos especialmente personales y los ciudadanos deberían poder disfrutar de cierta privacidad», aseguran desde SPJ-USO.

Diferencias inexplicables

A juicio del sindicato resulta cuando menos inexplicable que al distribución de los espacios prevista en el proyecto de obra contemplase que el despacho de la magistrada ocuparse 25 metros cuadrados, frente a los 35 en los que deben trabajar los siete funcionarios adjudicados al juzgado. La escasez de metros cuadrados sería tal que para abrir los armarios es necesario mover las mesas de trabajo. «Recuerda al camarote de los hermanos Marx», aseveran los sindicalistas quienes, eso sí, tienen claro quien es el responsable de la situación.

«Achacamos toda la responsabilidad a la Delegación provincial de Xustiza por no haber previsto todos estos problemas, porque tuvieron mucho tiempo para hacerlo», ironizan desde USO, en relación a que el Juzgado de Familia era una muy vieja reivindicación de la justicia ourensana.

Sin papeleras

También a la jefatura de servicio de la delegación provincial de Xustiza atribuyen desde esta parte la falta de material en las oficinas del juzgado. Así, a estas alturas los funcionarios no disponen de papeleras y se ven obligados a utilizar cajas de cartón para sustituirlas.

Deja un comentario