Los casos relacionados con la crisis dan la puntilla a unos juzgados «sin recursos y colapsados»

Los centenares de asuntos pendientes de resolver de la Sección Sexta que se guardan en la biblioteca de la Audiencia por falta de espacio en el archivo.  // J. de Arcos

Los centenares de asuntos pendientes de resolver de la Sección Sexta que se guardan en la biblioteca de la Audiencia por falta de espacio en el archivo. // J. de Arcos

Fuente: farodevigo.es

Una imagen vale más que mil palabras. Y esa imagen, en los juzgados vigueses, es la de la biblioteca de la Audiencia Provincial donde, desde hace unos días, se acumulan cientos de expedientes. Son todos, sin excepción, casos sin resolver de la Sección Sexta. El traslado era obligado porque el archivo de esta sala civil se había quedado pequeño ante la avalancha de papel. Y no era para menos: este órgano judicial es el más colapsado de Vigo, con sus casi 1.400 asuntos pendientes y una demora de hasta año y medio en la resolución de recursos. Es el caso más grave de una ciudad, Vigo, donde el resto de los juzgados también vive bajo el yugo del colapso, como prueba que los jueces hayan advertido de la «sobrecarga» de trabajo que soportan. La puntilla a esta situación la ha puesto la crisis económica, que ha disparado el número de demandas en las salas de Primera Instancia y de lo Social.
La Justicia está más que nunca de actualidad. O más bien el colapso de la Justicia. La amenaza de huelga de los magistrados ha provocado una gran controversia pero, al margen de la polémica, ha servido para conocer la situación de los juzgados. Y no parece buena. Los jueces vigueses se reunirán el miércoles en una junta que recuerda a la de octubre pasado, cuando, por unanimidad, se advirtió de «la saturación» existente, además de reclamarse la creación de cinco juzgados y la agilización de la Ciudad de la Justicia. «Y desde esa fecha la situación no ha mejorado», afirma un magistrado.
Vigo suele terminar el año con unos 14.000 asuntos pendientes. Y con más de un millar de sentencias a la espera de ser ejecutadas. Este exceso de papel es un problema que se repite en toda España, pero los juzgados vigueses tienen otras graves carencias añadidas: la más notoria es la falta de espacio. En diciembre se creará la ansiada sala de lo Mercantil, pero ya no hay sitio para ella en la calle Lalín. Y por la Ciudad de la Justicia habrá que esperar: la Xunta la anunció para el 2010 pero, en el mejor de los casos, no será una realidad hasta al menos 2012.
Otras carencias
Los problemas no terminan. Muchas bajas tardan meses en cubrirse, el sistema informático es «pobre» – «para hacer un trámite das cien mil vueltas», dicen-, faltan psicólogos y sería necesaria una sala de ejecutorias para evitar un «caso Mari Luz». Tampoco llegan las plazas para los trabajos en beneficio de la comunidad que se aplican a infractores de tráfico o maltratadores.
Y hay más. En los pasillos del nuevo edificio, que carece de aire acondicionado, hay estanterías que hacen de archivo. Y hasta algún juez ha tenido que llevarse el DVD de su casa para grabar los juicios. ¿Algo bueno? Al menos se creará el Mercantil.

Jaime Carrera, Presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincia de Pontevedra: «Está clarísimo que necesitamos una sección más: los números así lo indican»

Jaime Carrera preside la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, el órgano judicial más colapsado de Vigo. La sobrecarga de trabajo de esta sala especializada en materia civil provoca que los expedientes de los casi 1.400 asuntos sin resolver esperen su turno en las estanterías y que los magistrados tarden hasta año y medio en sentenciar estas causas. «La necesidad de una sección más en Vigo es clarísima; así lo indican los números», afirma.
-La cifra de asuntos pendientes continúa aumentando…
-Los cuatro magistrados de la sección trabajamos cumpliendo los módulos de exigencia del Consejo General del Poder Judicial [CGPJ], pero cada vez entran más asuntos y el número que sacamos adelante es el mismo. El retraso cada vez es mayor por pura matemática.
-La petición de una sección más con sede en Vigo es ya una vieja y reiterada demanda, ¿confían en que su creación esté próxima?
-Ahora estamos pendientes de que el consejo [CGPJ] nos apruebe dos plazas de magistrado más, con lo que ya seríamos seis y, por tanto, esto permitiría la creación de la nueva sala. La petición formal ya está planteada y espero que no se tarde mucho. Con dos secciones ya podríamos ir sacando adelante trabajo atrasado, aunque dado el volumen que existe tardaríamos en ponernos al día.
-Con un retraso de hasta 18 meses en resolver un asunto habrán recibido quejas de más de un ciudadano…
-Sí, sobre todo por escrito. Y también han llegado a plantear quejas ante el Consejo General del Poder Judicial. Pero allí ya conocen la situación de sobrecarga con la que estamos trabajando y que no podemos hacer nada más.
-La sección que preside resuelve recursos de carácter civil, ¿han recibido ya muchos asuntos derivados de la crisis?
-Aquí todavía no. Cuando en los juzgados de Primera Instancia, por ejemplo, la situación ya esté normalizada, será cuando lo notemos en esta sección. Aquí la crisis siempre se manifiesta más tarde.

Germán Serrano,titular del Juzgado de lo Social número 2 de Vigo: «Ya trabajamos por encima del límite y con la situación económica habrá mas asuntos»

Los cinco juzgados de lo Social que funcionan en Vigo ya están sufriendo las consecuencias de la crisis. En 2008 cada sala registró una media de casi 1.100 casos y la previsión, dadas las malas perspectivas económicas, es que esta cifra continúe creciendo. «Me consta que se quiere pedir la puesta en funcionamiento de otro juzgado; desde los años 80 no se crea ninguno», explica Germán Serrano, titular del Juzgado de lo Social número 2 de Vigo.
-¿Cuál es la situación de las salas de lo Social en la actualidad?
-En 2008, con respecto al año anterior, han aumentado el número de demandas en torno a 200 por cada juzgado. El incremento se notó sobre todo en el último trimestre del año. Así, han crecido en un porcentaje muy alto las demandas por despido objetivo [por causas económicas] y también subieron exponencialmente las ejecuciones, que no cuentan para el módulo del consejo [CGPJ], pero que suponen un gran trabajo de oficina judicial. Con respecto por ejemplo a los despidos, esta semana [en referencia a la que acaba de concluir] sólo en mi juzgado han entrado seis demandas por este motivo. Y en lo que va de 2009 ya suman un total de once, que suponen el 20% de todas las que entraron.
-¿Trabajan por encima de su capacidad?
-Desde que se crearon los módulos, en Vigo se trabaja por encima del 120% del límite que marca el CGPJ. Pero ahora, con la crisis, ha subido el trabajo ya a casi el 150%. Entre todos los juzgados de lo Social hacemos la labor de casi dos juzgados más. En 2008 se ha superado la barrera del millar de asuntos, algo que no se producía desde hacía tiempo. En 2007 no llegamos a 900 asuntos y en años anteriores tampoco.
-Los tiempos de respuesta en los juzgados de lo Social son razonables, ¿cómo se consigue esta situación?
-Además de que se trabaja por encima de los módulos, en la actualidad estamos celebrando juicios tres días a la semana, cuando lo normal antes eran dos días a la semana.

Juzgado de violencia contra la mujer-Un tribunal de jornadas maratonianas
El único Juzgado de Violencia contra la Mujer de Vigo alcanzó un récord difícil de olvidar: el de una jornada maratoniana que concluyó minutos antes de las diez de la noche. Fue un lunes en el que la avalancha de detenidos por maltrato del fin de semana obligó a juez, secretaria y funcionarios a trabajar más de doce horas. «El mayor problema es el de la hora de salida, sobre todo los lunes», dicen. El trabajo creció en 2008 tanto en materia penal como en civil, ya que llevan los divorcios y separaciones en los que media violencia machista de por medio.

Juzgados de Instrucción y de lo penal-Salas ahogadas por los delitos de tráfico y las ejecutorias
El caso «Mari Luz» también podría producirse en Vigo. Lo admitía el juez decano vigués el año pasado y lo siguen reconociendo otros magistrados en la actualidad. La causa: los tres juzgados de lo Penal acumulan más de un millar de sentencias pendientes de ejecutar por la sobrecarga de trabajo. La previsión era acabar 2008 con un 50% más de ejecutorias. «El plan de refuerzo que hubo ya acabó; y el problema sigue existiendo», alertan. Parte de culpa de este colapso lo tienen los delitos de tráfico, que también ahogan a los ocho juzgados de Instrucción.

Juzgados de primera instancia y de lo social-La crisis dispara las demandas por impago o despidos
Llevan años trabajando por encima de su capacidad. Pero este 2008 se han encontrado con un plus añadido: la crisis. Cada uno de los 11 juzgados de Primera Instancia registró entre 1.400 y 1.500 asuntos, cien más que en 2007. «La explosión de casos por la crisis fue en el último trimestre», explican. Los impagos de facturas, préstamos y hasta pequeñas chapuzas se han disparado. «Mucha gente no paga», resume una juez. Y cada sala Social superó por primera vez en mucho tiempo la barrera del millar de causas: las demandas por despido crecen sin cesar.

juzgados de familia-Al límite y sin el ansiado gabinete psicosocial
En 2008 un magistrado de Familia tiraba la toalla abatido por la falta de medios. Dejó el juzgado advirtiendo de que estaba «abandonado a su suerte». No le faltaba razón: cada una de las dos salas de Vigo registraron el pasado año entre 1.300 y 1.500 asuntos, duplicando el límite recomendado. Este año se creará el tercer juzgado, pero hay otras muchas necesidades sin cubrir. Entre ellas, un gabinete psicosocial adscrito a estos tribunales y un segundo punto de encuentro, centro en el que las parejas divorciadas realizan el intercambio de los hijos.

Deja un comentario